205 mil hectáreas de humedales en Córdoba serán estudiadas en los próximos meses

IMG-20150702-WA0017

Según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), este estudio evidenciará el grado de afectación en estos ecosistemas “costeños” y será un insumo para realizar la delimitación.

 

IGAC, julio 2/2015.– Entre julio y diciembre, expertos del Instituto Geográfico Agustín Codazzi empezarán a estudiar varias zonas de humedales del departamento de Córdoba, las cuales podrían estar afectadas por la actividad ganadera y el desarrollo agrícola de la región.

 

El estudio cubrirá un total de 205 mil hectáreas de humedales del territorio cordobés, distribuidas en 24 municipios: Chimá, Cotorra, Lorica, Purísima, San Antero, San Bernardo del Viento, Ayapel, Buena vista, Cereté, Chinú, Ciénaga de Oro, Cotorra, La Apartada, Momil, Montelíbano, Montería, Pueblo Nuevo, Puerto Libertador, Sahagún, San Carlos, San Pelayo, San José de Ure, Tierra Alta y Valencia.

 

La primera fase de campo consistirá en el levantamiento de suelos de 65 mil hectáreas, la cual irá hasta el mes de agosto. Entre septiembre y diciembre irá la segunda fase, que comprenderá 140.000 hectáreas.

 

El IGAC también adelanta este estudio en zonas de humedales en 2,6 millones de hectáreas de todo el territorio colombiano, el cual le será entregado al Instituto Alexander Von Humboldt para que de la mano con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, realicen la delimitación y protección de estos ecosistemas estratégicos.

 

El anuncio fue hecho por el Subdirector Nacional de Agrología del IGAC, Germán Darío Álvarez, en varias jornadas de socialización ante las autoridades locales de los municipios del medio y bajo Sinú, como Alcaldías, Secretaría e Infantería de Marina Departamentales, Secretaría de Planeación, Secretaría de Desarrollo Económico, Comandancia de Policía y Ejército.

 

El IGAC también verificó las vías de acceso y la situación de orden público de las primeras zonas de estudio, y socializó ante las comunidades y minorías étnicas en qué consiste el proceso inspección de estos suelos ubicados cerca a los cuerpos de agua en zonas rurales.

 

“La ganadería y la agricultura sin control pueden afectar la calidad hídrica y sostenibilidad de las zonas de humedales, razón por la cual el IGAC busca evidenciar a través de estos estudios en qué estado se encuentran los suelos asociados a estos ecosistemas”, apuntó Álvarez.

 

“Buscamos precisar si estos terrenos han sido ocupados por actividades como ganadería o agricultura, o si se han desarrollado otros usos que pongan en riesgo el equilibrio natural. Cabe recordar que los humedales cordobeses cumplen la función de retener agua, razón por la cual en épocas de lluvia evitan desbordamientos e inundaciones y en el verano la intensa sequía de los suelos”, dijo Juan Antonio Nieto Escalante, director general del IGAC.