“A Colombia le hace falta educación, socialización y conocimiento sobre el suelo”: Subdirector de Agrología

Agrologia

El funcionario aseguró que para frenar la degradación de los suelos en el país no solo es necesario respetar la vocación y capacidad de uso. “En los diferentes planteles educativos se debe hacer énfasis sobre la importancia de este recurso”.

En el lanzamiento de la Semana del Suelo, realizada en las instalaciones del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), varias entidades del orden nacional mostraron ejemplos puntuales sobre la gestión, conservación, uso sostenible y recuperación de este recurso natural.

Germán Darío Álvarez Lucero, Subdirector de Agrología del IGAC, advirtió que los altos grados de deforestación, erosión y sobreutilización en los suelos del país, no solo son producto de la falta de ordenamiento territorial en Colombia, sino de la nula educación sobre la importancia de este recurso natural.

“A Colombia le hace falta educación, socialización y conocimiento sobre el suelo. Es inconcebible que en los colegios y universidades solo se recalque la importancia por cuidar el agua y otros recursos naturales, y que el suelo solo sea visto únicamente como el sitio en donde disponemos los recursos”.

Según Álvarez Lucero, los niños y adolescentes serán los encargados de implementar las estrategias y acciones de la gran transformación del campo contempladas en el Acuerdo de Paz, “razón por la cual su educación sobre el impacto del deterioro de nuestros suelos debe ser fundamental”.

“Debemos fomentar el cuidado y el conocimiento de los suelos en los más pequeños. De esta manera, garantizaríamos que las futuras generaciones protejan y conserven este recurso natural, el cual es el encargado de darnos de comer, darnos un hogar y en donde habitan millones de seres vivos”.

El Subdirector de Agrología también informó que la oferta y la demanda ambiental de los suelos en Colombia es totalmente contradictoria, razón por la cual una gran parte del territorio ya presenta suelos sobreutilizados por la sobrecarga agropecuaria.

“La zona intervenida del país ya cobija el 47% del territorio. De este total, el 33% ya presenta suelos afectados por la sobrecarga ganadera y agrícola, mientras que el 28% tiene suelos subutilizados”.

Estos suelos están presentes en el paso de las tres cordilleras, la región Caribe y una parte de la Orinoquia. “Los principales nacimientos de agua también se han visto perjudicados, ya que cuentan con cultivos de papa y presencia de ganado”, apuntó Álvarez Lucero.

El funcionario recalcó que la información del IGAC, entidad que lleva 75 años estudiando y analizando los suelos, será la base fundamental para poner en marcha la reforma agraria y lograr el ordenamiento ambiental y productivo.

Por su parte, el Instituto Alexander von Humboldt reveló que los bosques secos tropicales del país han disminuido en un 69%, mientas que el Ideam aseguró que el 40% presenta algún grado de erosión y que el 29% de las tierras colombianas son susceptibles a incendios.

Fanny Sierra, vocera del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, entidad que lidera la Semana por los Suelos, enfatizó que Colombia ya cuenta con una política para la conservación de los suelos.

“Esta hoja de ruta, elaborada recientemente por varias entidades, nos permitirá luchar contra la desertificación y la degradación, y a que el manejo sostenible de los suelos sea una constante”.

Una semana por los suelos

Con el motivo de conmemorar el Día Nacional del Suelo y el Día Mundial de la lucha contra la Desertificación, entre el 12 y el 16 de junio el Ministerio de Ambiente realizará varias charlas, recorridos y seminarios.

Durante estos días, expertos, académicos y estudiantes participarán en sesiones virtuales y conversatorios sobre los suelos y sus perspectivas; conocerán las diferentes iniciativas y experiencias de las entidades nacionales; visitarán el Parque Ecológico Distrital de Montaña Entrenubes, ubicado en el sur de Bogotá; y plantarán árboles en el Bosque Las Mercedes en Suba.

Además, tendrán la oportunidad de fortalecer sus conocimientos sobre los procesos de desertificación y degradación y las posibles soluciones basadas en la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.