¿Cómo evitar imprecisiones en los análisis de suelos?

suelos-igac-5

Con el fin de erradicar posibles fallas en la interpretación de las muestras de suelos que ingresan al Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), expertos realizan pruebas de control analítico en el Laboratorio Nacional.

IGAC, febrero 19/2016.- Por la falla de un equipo, el uso de un reactivo no apto para alguna actividad o por un error de manipulación por parte de un funcionario, los resultados de la interpretación de una muestra de suelo serían una mentira oculta.

Para evitar estas equivocaciones y entregar un producto de la mejor calidad, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi realiza una serie de pruebas de control analítico a todas las muestras que llegan al Laboratorio Nacional de Suelos, tanto de clientes externos como internos.

El primer paso para evitar las imprecisiones consiste en la creación de una muestra control (CALS) empleada en cada análisis, este proceso inicia con la selección de un terreno con suelos aptos, limpios y no contaminados.

suelos-igac1Ya en el terreno, expertos seleccionan varios puntos para tomar las muestras de suelos, las cuales deben estar libres de piedras y rocas, y no contar con alteraciones por la aplicación de químicos o pesticidas.

Para las primeras muestras de este año, el IGAC seleccionó una finca en el municipio de Fusagasugá (Cundinamarca), en donde se recolectaron un total de 10 bultos de tierra (cada uno con un peso aproximado de 45 kilogramos).

Estos bultos son llevados al Laboratorio Nacional de Suelos, en donde primero son sometidos a un proceso de selección para retirar impurezas como raíces o pequeñas piedras. Este paso se adelanta en el invernadero de la entidad, en donde el suelo es secado, tamizado y homogeneizado.

Estos suelos se caracterizan para parámetros como pH, boro, azufre, acidez, carbono, textura e intercambio catiónico y se evalúan estadísticamente.

Cada uno de los valores arrojados es anotado y registrado por los servidores del IGAC, ya que serán el punto de partida para la toma de decisiones.

Al ingresar otras muestras de suelo de usuarios, los expertos hacen uso de las muestras CALS para comparar sus datos.

Si alguno de los parámetros no concuerda con los resultados de la CALS, se evidencia que hay un error en el proceso, el cual puede ser por manejo del analista, por la calibración o uso de un equipo, o por error en un reactivo.

En este momento inicia la etapa de investigación, es decir descubrir el error, corregir el hallazgo y plantear la mejor solución.

“Este procedimiento lo realizamos con cada una de las muestras de suelo que llegan al Laboratorio Nacional de Suelos, ya que sirve como un control de calidad de nuestros productos, los cuales se han caracterizado por su buena calidad y precisión. Estos controles analíticos son un sello de eficiencia y mejora continua, y son necesarios en cualquier laboratorio, ya que ninguno está exento de presentar fallas”, apuntó Germán Darío Álvarez, Subdirector Nacional de Agrología del IGAC.

El programa Controles Analíticos de Laboratorio de Suelos (CALS) es implementado por todos los laboratorios afiliados a la Sociedad Colombiana de la Ciencia del Suelo, y tiene como fin hacer la evaluación y seguimiento de la calidad en las determinaciones analíticas de suelos y tejidos vegetales, y generar un resultado estandarizado de alta calidad para beneficio del usuario.