Cruzada por los recursos naturales de Colombia también incluirá a los humedales 

Buenaventura, sector Bracitos

 

  • El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) culminó el primer estudio de suelos en aproximadamente 2,8 millones de hectáreas de influencia de humedales, distribuidas en 345 municipios de las regiones Caribe, Andina, Pacífica y Orinoquia.
  • Según el estudio, de este total más de 1,45 millones de hectáreas cuentan con suelos asociados a humedales, hidromórficos o mal drenados por condiciones naturales, razón por la cual entrarían en el proceso de delimitación que afronta actualmente el país.

Los páramos no serán los únicos ecosistemas colombianos que serán blindados por el Gobierno Nacional en contra de la deforestación, la minería ilegal y la proliferación de cultivos y ganado.

Esta cruzada en pro del medio ambiente, la cual consiste principalmente en delimitar ciertas zonas con importancia ambiental, también incluirá a los humedales, lugares que cumplen un papel protagónico en el suministro de agua dulce, controlan las crecientes, recargan los acuíferos, mitigan el cambio climático y generan condiciones ambientales únicas para las zonas de manglar.

Según Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, luego de tres años de muestreo, análisis y complejos recorridos por varias zonas del Caribe, Pacífico, Andina y Orinoquia, la entidad generó el primer estudio semidetallado de suelos en paisajes inundables o con características de humedal en el país.

Dicho estudio, que incluye la descripción de los suelos en aproximadamente 2,8 millones de hectáreas, ya le fue entregado al Instituto Alexander von Humboldt para que de la mano con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y las Corporaciones Autónomas Regionales, realicen la apoteósica tarea de delimitar las áreas que cuentan con suelos típicos que cumplen la función de regular los caudales y que son reservorios de agua.

“Uno de los resultados más importantes de este análisis fue que de las 2,8 millones de hectáreas evaluadas, 1,45 millones albergan suelos asociados a humedales, hidromórficos o mal drenados por condiciones naturales, es decir que el 52 por ciento entraría dentro del proceso de delimitación y protección. Durante este proceso se encontró que algunas tierras han sido ocupadas por actividades del hombre, por lo cual es necesario realizar una restauración ecológica para conservar la biodiversidad y disminuir los riesgos de inundación. También se identificaron tierras que tienen aptitud agrícola marginal, de protección y de producción”, dijo Nieto Escalante.

El Director del IGAC apuntó que este estudio inició con la delineación de un área considerada tierra de humedales, que provenía de información a escala 1:100.000. Luego, el IGAC se encargó de identificar y delimitar a escala semidetallada la línea de humedales, a través de las características del suelo, como morfología y presencia continua o frecuente de agua.

“A través de profundas excavaciones (análisis pedológicos), el IGAC pudo establecer procesos de óxido-reducción en estos suelos evaluados, lo que a su vez logró identificar si son terrenos que regulan las aguas en diversas proporciones. En el trabajo de campo se evidenció que algunas áreas, a pesar de estar invadidas por cultivos o ganadería, aún cuentan con propiedades físicas que permiten la retención de agua, las cuales sirven como indicador para prever que en futuras épocas invernales podrían quedar bajo el agua. Este estudio también será primordial para tomar medidas ante el Fenómeno de la Niña que se avecina a finales de este año”.

De los 1.121 municipios, corregimientos y distritos con los que cuenta el país, el IGAC hizo muestreos de suelos en 354 para este estudio, cifra que abarca el 30,7 por ciento del territorio nacional.

“Los humedales son ecosistemas de suma importancia para el país, ya que cumplen con la función de regular caudales y permiten el control de inundaciones de las tierras en sectores más bajos. Sus suelos cuentan con características como presentar frecuentes inundaciones; permanecer frecuentemente encharcados; contar con relieves plano-cóncavos; y permitir la acumulación de aguas por su posición baja y distribución de las lluvias”, enfatizó Nieto Escalante.

Posibles humedales en más del 50% del Caribe 

En la región Caribe, el IGAC analizó 1,8 millones de hectáreas, distribuidas en los departamentos de Bolívar, Córdoba, Sucre, Magdalena, Cesar, Atlántico y la parte norte de Antioquia; en total fueron visitados 147 municipios.

El estudio cubrió varias hectáreas de los siguientes departamentos del norte del país: Bolívar (645 mil hectáreas); Córdoba (396 mil hectáreas); Sucre (282 mil hectáreas); parte norte de Antioquia (241 mil hectáreas); Magdalena (235 mil hectáreas); Cesar (179 mil hectáreas); y Atlántico (119 mil hectáreas).

De las 1,8 millones de hectáreas estudiadas al detalle, los trabajos en los suelos permitieron concluir que el 50,5% (913 mil hectáreas) está conformado por suelos asociados a cuerpos de agua, con características de mal drenaje natural o hidromórficos; y que por cumplir con una función importante, deben ser objeto de protección ambiental.

Estos suelos de humedal están distribuidos principalmente en los municipios de Achí, Car­tagena, El Peñón, Mompós y Pinillos (Bolívar); Chigorodó y Mutatá (Antioquia); Montería (Córdoba); y San Benito Abad y Su­cre (Sucre).

“Estas tierras en el Caribe son las que deben ser delimitadas, ya que representan áreas con almacenamientos y regulación de agua y ecosistemas importantes como los humedales. En muchas de estas tierras se debería realizar una recuperación ambiental, ya que han sido degradadas y contaminadas con usos inadecuados, principalmente agropecuarios y por depósitos de residuos tóxicos industriales y aguas servidas de las ciudades. Por su importancia estratégica y su alto valor natural, se recomienda una baja in­tervención del hombre”, apuntó el Director del IGAC.

En el 25% por ciento de las áreas analizadas en el Caribe se puede establecer un uso agroforestal, principalmente en municipios como Achí y Mompós (Bolívar); Ayapel y Lorica (Córdoba); Chimi­chagua (Cesar); y Majagual y Sucre (Sucre).

Las actividades pecuarias o de ganadería menor tienen cabida en el 12,7%. Caucasia, Chigorodó y Mutatá (Antioquia); Montería y Tierralta (Córdoba); El Copey y Tamalameque (Cesar); y Algarrobo (Magdalena), son municipios que se destacan por contar con áreas para esta actividad.

Por su parte, el 11,2% del área estudiada contiene suelos aptos para la agricultura, porcentaje que abarca gran parte de municipios como Caucasia, Chigorodó, Mutatá, Nechí y Turbo (Antioquia); El Peñón y María la Baja (Bolívar); Montería, Sahagún, Tierralta y Valencia (Córdoba); Puebloviejo (Magdalena); y Galeras, San Marcos y Sincé (Sucre).

30% de la zona Andina tiene suelos asociados a humedales

La segunda zona evaluada por el IGAC, la Andina, abarcó aproximadamente 478 mil hectáreas y 171 municipios en 13 departamentos donde convergen los valles de los ríos Cauca y Magdalena y las tres cordilleras del país.

Se identificaron suelos de humedal en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Caldas, Cundinamarca, Norte de Santander, Quindío, Risaralda y Santander; varios municipios ubicados en la vertiente oriental de Nariño, Cauca, Valle del Cauca; y las partes del sur de Bolívar y Cesar.

El estudio permitió definir que el 31,5% de esta zona Andina (más de 150 mil hectáreas), contiene suelos cuya función ecosistémica es preservar el deterioro de la sociedad, la economía y la cultura y proteger a los recursos naturales; en pocas palabras que deberían ser catalogados como humedales.

Este porcentaje incluye las zonas para la conservación de recursos hídricos y áreas de protección ambiental, es decir los terrenos que podrían ser delimitados por el Ministerio de Ambiente, el Humboldt y las CAR. Sin embargo, algunas han sido afectadas y contaminadas por la actividad agropecuaria y las grandes urbes.

Estos terrenos se localizan principalmente en los municipios de Yondó (Antioquia), Barracabermeja, Cimitarra y Puerto Wilches (Santander) y en algunas zonas de los departamentos de Antioquía, el sur de Bolívar, Boyacá, Cundina­marca, Norte de Santander y Santander.

En el 25,7% del área de estudio en la zona Andina se pueden establecer suelos aptos para la ganadería, uso que se destaca en sitios de los municipios de Yondó, Guarne, San Pedro, Girardota, Peñol y Santo Domingo (Antioquia); Cúcuta (Norte de Santander); Cimitarra, Puerto Parra y Barbosa (Santander); Mosquera, Soacha, Guasca, Su­bachoque, La Calera y El Rosal (Cundinamarca).

El 21,2% tiene vocación agrícola, principalmente en Yondó (Antioquia); Simití y Morales (sur de Bolívar); Puerto Salgar, Chía, Cota, Funza, Madrid, Tenjo, Sesquilé, Sopó, Suesca y Tocancipá (Cundinamarca); Obando, Cartago y Palmira (Valle del Cauca); Calarcá y Tebaida (Quindío); y Caloto y Puer­to Tejada (Cauca).

Los suelos para el uso agroforestal están en el 15%, porcentaje donde los municipios más destacados fueron Cúcuta y La Esperanza (Norte de Santander); Yondó (Antioquia); Si­mití (sur de Bolívar) y San Martín (sur del Cesar).

Se encontró que de la zona delimitada inicialmente, 6,4% contiene suelos con aptitud para el uso forestal (en su mayoría en Cúcuta y La Esperanza (Norte de Santander); Ci­mitarra y San Vicente de Chucurí (Santander); y Facatativá, Simijaca y Susa (Cundinamarca).

Orinoquia y un sector selvático

El estudio de suelos en la Orinoquia incluyó tierras de los departamentos de Arauca, Casanare y Meta; zonas de la vertiente oriental de la cordillera en Boyacá y Cundinamarca; y una parte de la Amazonia: el Caquetá; para un total de 30 municipios.

De las 520 mil hectáreas evaluadas en estos departamentos, el 73% (más de 380 mil hectáreas) cuenta con tierras que hacen parte de humedales; se localizan principalmente en los municipios de Tame (Arauca); y Aguazul, Hato Corozal, Maní, Orocué, Paz de Ariporo, San Luis de Palenque, Tauramena, Trinidad y Yopal.

“Estos suelos tienen un drenaje natural pobre y cuentan con encharcamientos frecuentes y de larga duración; por esta razón se recomienda un poco o ninguna intervención del hombre, además de una rehabilitación ecológica para la conservación integral de los recursos hídricos”, informó Nieto Escalante.

En el área estudiada se encontró que el 6,7% por ciento de esta zona es apto para la ganadería controlada, en sitios como Paz de Ariporo, Yopal, Aguazul, Maní, Orocué, San Luis de Palenque, Hato Corozal, Tauramena y Trinidad (Casanare); Paratebueno (Cundinamarca); y Cabuyaro, Cumaral, Puerto López, Restrepo y Villavicencio (Meta).

Otra cifra que arrojó el estudio es que el 17,9% cuenta con vocación o capacidad de uso forestal y el 1,6% agroforestal.

Buenaventura, la prioridad en el Pacífico

El convenio entre el IGAC, el Humboldt y el Fondo de Adaptación priorizó en el Pacífico los suelos del municipio de Buenaventura.

En total se estudiaron más de 17 mil hectáreas, de las cuales el 65,13% (11 mil hectáreas) contiene suelos mal drenados debido a condiciones naturales, asociados a humedales o afectados por la hidromorfía, bajo categorías de conservación de recursos hidrobiológicos y áreas prioritarias para la conservación.

La mayoría de estos suelos están ubicados en jurisdicción de las veredas San Isidro, Taparal, Campo Hermoso, Guadualito, Citronella Calle Larga y algunos sectores de le Reserva Na­tural San Cipriano, y parte de las veredas Taparal, Guadualito, Bajo Potedo, Cuenca Mayor Anchicayá y Brazitos Amazonas.

“Debido al alto valor ambiental y ecológico, estas áreas son apropiadas para la preservación de las es­pecies vegetales y animales. Cuando las tierras se encuentran afectadas por algún uso inadecuado es necesario promover su restauración”, puntualizó el Director General del IGAC.

Por su parte, al contar con territorios colectivos, el 28% es apto para la ganadería con restricciones, principalmente en los Concejos Comunitarios Mayor Anchicayá, Bajo Calima. Tapara, Aguaclara, Guaimia, Llano Bajo y San Marcos; el 4,3% de la zona de estudio es agrícola y el 2,1% agroforestal.

Recuadro 1 – Municipios evaluados

Departamento Número de evaluados Listado de municipios
ANTIOQUIA 56 Alejandría, Apartadó, Arboletes, Barbosa, Bello, Belmira, Cáceres, Cañasgordas, Caracolí, Carepa, Carmen de Viboral, Caucasia, Chigorodó, Cocorná, Concepción, Don Matías, El Bagre, Entrerrios, Frontino, Girardota, Granada, Guarne, Guatapé, Ituango, La Ceja, La Unión, Marinilla, Montebello, Mutatá, Nechí, Peñol, Puerto Berrío, Puerto Nare, Puerto Triunfo, Remedios, Retiro, Rionegro, San Carlos, San Juan de Urabá, San Luis, San Pedro, San Pedro de Urabá, San Roque, San Vicente, Santa Bárbara, Santa Rosa de Osos, Santo Domingo, Santuario, Segovia, Sonsón, Tarazá, Turbo, Valdivia, Yarumal, Yondó (Casabe) y Zaragoza.
ARAUCA 2 Puerto Rondón y Tame.
ATLÁNTICO 6 Luruaco, Manatí, Repelón, Sabanalarga, Santa Lucía y Suan.

 

BOLÍVAR 39 Achí, Altos del Rosario, Arenal, Arjona, Arroyohondo, Barranco de Loba, Calamar, Cantagallo, Cartagena, Cicuco, Córdoba, El Guamo, El Peñón, Hatillo de Loba, Magangué, Mahates, Margarita, María La Baja, Mompós, Montecristo, Morales, Norosi, Pinillos, Regidor, Rioviejo, San Cristóbal, San Estanislao, San Fernando, San Jacinto, San Jacinto del Cauca, San Juan Nepomuceno, San Martín de Loba, San Pablo, Simití, Soplaviento, Talaigua Nuevo, Tiquisio (Puerto Rico), Turbana y Zambrano.
BOYACÁ 24 Arcabuco, Chíquiza, Chivatá, Cómbita, Jenesano, Oicatá, Paipa, Paya, Pesca, Puerto Boyacá, Ramiriquí, Ráquira, Rondón, Saboyá, San Luis de Gaceno, San Miguel de Sema, Santa María, Siachoque, Soracá, Sotaquirá, Tibaná, Toca, Tunja y Tuta.
CALDAS 1 La Dorada.
CAQUETÁ 1 Florencia.
CASANARE 10 Aguazul, Hato Corozal, Maní, Nunchía, Orocué, Paz de Ariporo, San Luis de Palenque, Tauramena, Trinidad y Yopal.
CAUCA 10 Buenos Aires, Caloto, Corinto, Guachene, Miranda, Padilla, Puerto Tejada, Santander de Quilichao, Suárez y Villa Rica.
CESAR 18 Aguachica, Agustín Codazzi, Astrea, Becerrill, Bosconia, Chimichagua, Chiriguaná, Curumaní, El Copey, El Paso, Gamarra, La Gloria, La Jagua de Ibirico, Pailitas, San Alberto, San Martín, Tamalameque y Valledupar.
CÓRDOBA 23 Ayapel, Cereté, Chima, Chinú, Ciénaga de Oro, Cotorra, La Apartada, Lorica, Momil, Montelíbano, Montería, Planeta Rica, Pueblo Nuevo, Puerto Libertador, Purísima, San Andrés de Sotavento, San Antero, San Bernardo del Viento, San Carlos, San José de Ure, San Pelayo, Tierralta y Valencia.
CUNDINAMARCA 50 Anapoima, Apulo, Bogotá, Cajicá, Caparrapí, Carmen de Carupa, Chía, Chocontá, Cogua, Cota, Cucunubá, El Rosal, Facatativá, Funza, Fúquene, Gachancipá, Guachetá, Guaduas, Guasca, Guatavita, La Calera, La Palma, Lenguazaque, Madrid, Medina, Mosquera, Nemocón, Nimaima, Paratebueno, Puerto Salgar, Quebradanegra, Sesquilé, Simijaca, Soacha, Sopó, Subachoque, Suesca, Susa, Sutatausa, Tabio, Tenjo, Tocancipá, Ubalá, Ubaté, Útica, Villapinzón, Villeta, Viotá, Yacopí y Zipaquirá.
MAGDALENA 28 Algarrobo, Aracataca, Ariguaní (El Difícil), Cerro de San Antonio, Ciénaga, Concordia, El Banco, El Piñón, El Retén, Fundación, Guamal, Nueva Granada, Pedraza, Pijiño del Carmen, Pivijay, Plato, Puebloviejo, Remolino, Salamina, San Sebastián de Buenavista, San Zenón, Santa Ana, Santa Bárbara de Pinto, Santa Marta, Sitionuevo, Tenerife, Zapayán y Zona Bananera.
META 11 Acacías, Cabuyaro, Cumaral, Fuente de Oro, Granada, Puerto Gaitán, Puerto López, Restrepo, San Carlos de Guaroa, San Juan de Arama y Villavicencio.
NARIÑO 1 Pasto
NORTE DE SANTANDER 4 Cúcuta, El Zulia, La Esperanza y Puerto Santander.
QUINDÍO 2 Calarcá y La Tebaida.
RISARALDA 1 Pereira.
SANTANDER 17 Barrancabermeja, Betulia, Bolívar, Cimitarra, El Carmen, El Peñón, Girón, La Belleza, Landázuri, Puerto Parra, Puerto Wilches, Rionegro, Sabana de Torres, San Vicente de Chucurí, Simacota, Sucre y Vélez.
SUCRE 20 Buenavista, Caimito, Corozal, El Roble, Galeras, Guaranda, La Unión, Los Palmitos, Majagual, Morroa, Ovejas, Sahagún, Sampués, San Benito Abad, San Juan de Betulia (Betulia), San Marcos, San Onofre, San Pedro, Sincé y Sucre.
VALLE DEL CAUCA 21 Ansermanuevo, Bolívar, Buenaventura, Buga, Bugalagrande, Cali, Candelaria, Cartago, El Cerrito, Florida, Guacarí, Jamundí, Obando, Palmira, Pradera, Riofrío, San Pedro, Tuluá, Yotoco, Yumbo y Zarzal.
TOTAL 345

Recuadro 2 – El estudio en cifras

 

Departamentos Área estudiada y evaluada por el IGAC (hectáreas) Área con suelos asociados a humedales, hidromórficos o mal drenados por condiciones naturales (hectáreas y porcentaje) Municipios donde se destacan los suelos asociados a humedales, hidromórficos o mal drenados por condiciones naturales
Caribe Bolívar, Córdoba, Sucre, Magdalena, Cesar, Atlántico y zona norte de Antioquia. 1,8 millones 913 mil – 50,5% del total del área estudiada. Achí, Car­tagena, Chigorodó, El Peñón, Mompós, Mutatá, Pinillos, Montería, San Benito Abad y Su­cre.
Andina Antioquia, Boyacá, Caldas, Cundinamarca, Norte de Santander, Quindío, Risaralda y Santander; vertiente oriental de Nariño, Valle del Cauca y Cauca; y zonas sur de Bolívar y Cesar. 478 mil 150 mil – 31,5% del total del área estudiada. Yondó, Barrancabermeja, Cimitarra y Puerto Wilches, y en algunas zonas de Antioquia, sur de Bolívar, Boyacá, Cundina­marca, Norte de Santander y Santander.
Orinoquia Arauca, Casanare y Meta; vertiente oriental de Boyacá y Cundinamarca; y  norte del Caquetá. 520 mil 380 mil – 73% del total del área estudiada. Tame, Aguazul, Hato Corozal, Trinidad, Maní, Orocué, Paz de Ariporo, San Luis de Palenque, Tauramena, Trinidad y Yopal.
Pacífica Valle del Cauca (solo Buenaventura) 17 mil 11 mil – 65,13% del total del área estudiada. Veredas San Isidro, Taparal, Campo Hermoso, Guadualito, Citronella Calle Larga y algunos sectores de le Reserva Na­tural San Cipriano, y parte de las veredas Taparal, Guadualito, Bajo Potedo, Cuenca Mayor Anchicayá y Brazitos Amazonas.
TOTAL 2,8 millones 1,4 millones – 52% del total del área estudiada.