Cultivos y ganado no son compatibles con los suelos del Caquetá

Ganadería extensiva
  • Tan solo el 1 por ciento del departamento es apto para la producción agropecuaria. Así lo advierte el “Estudio general de suelos y zonificación de tierras” de este departamento, elaborado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC).
  • Juan Antonio Nieto Escalante, director general del IGAC, entregará oficialmente este estudio a las autoridades departamentales y municipales este viernes 19 de junio en la Cámara de Comercio de la ciudad de Florencia.

IGAC, junio 18/2015.- Las más de 8,9 millones de hectáreas de extensión con las que cuenta Caquetá lo convierten en el tercer departamento más extenso de Colombia, superado solo por Amazonas y Vichada; su superficie equivale al 7,8 por ciento de todo el territorio nacional.

A pesar de su imponente extensión, Caquetá, al igual que la mayoría de los departamentos de la Amazonia, es un territorio prácticamente intocable por la importancia ambiental de sus suelos, terrenos en donde la agricultura y la ganadería no tienen casi cabida.

Según el “Estudio general de suelos y zonificación de tierras” del departamento de Caquetá elaborado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, el 83,7 por ciento de esta zona del país está compuesta por páramos, cuerpos de agua, humedales, bosques y selvas, zonas catalogadas como áreas para la protección y conservación ambiental, y por territorios protegidos bajo ley: los Parques Naturales Nacionales.

Esta gran “mancha verde” deja poca tierra para la producción. El estudio del IGAC indica que tan solo el 1,03 por ciento de los suelos caqueteños (92.522 hectáreas) es apto para cultivar o para la cría de ganado.

Del total apto para la producción, 80.958 hectáreas tienen “luz verde” para establecer sistemas productivos con cultivos transitorios y permanentes (0,9 por ciento) y 11.594 para la cría de ganado (0,13 por ciento).

Sin embargo, Caquetá también alberga otras zonas en donde se pueden desarrollar otras actividades, como forestales y agroforestales, pero que tienen que ir de la mano con el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente.

El 3,7 por ciento del departamento (333 mil hectáreas) tiene una vocación agroforestal, es decir que permite una mezcla de actividades agrícolas, ganaderas y forestales; en pocas palabras, producción agropecuaria pero con énfasis en el cuidado ambiental.

Entre tanto, el 4,6 por ciento del departamento es apto para el aprovechamiento forestal (414 mil hectáreas), tanto de especies nativas o exóticas; estas tierras no admiten ningún tipo de uso agrícola o pecuario, y deben ir de la mano con la reforestación.

“Este estudio establece lineamientos para que los planificadores, autoridades y especialistas adelanten programas y proyectos que orienten la ocupación, el manejo y la utilización adecuada de las tierras. Además, sirve como una herramienta para el diseño y desarrollo de políticas acertadas de manejo y aprovechamiento sostenible de los recursos, con un adecuado desarrollo agrícola, pecuario, forestal, ambiental y turístico”, apuntó Juan Antonio Nieto Escalante, director general del IGAC.

El “Estudio general de suelos y zonificación de tierras del Caquetá” del IGAC será presentado oficialmente por Nieto Escalante a las autoridades departamentales y municipales este viernes 19 de junio en las instalaciones del Centro Empresarial – Cámara de Comercio de Florencia (carrera 9 No. 17-10), entre las 8 de la mañana y las 12 del mediodía.

Lo que se puede cultivar

En las 80.958 hectáreas aptas para la agricultura se pueden cosechar cultivos transitorios en clima frío, y permanentes en climas medio y cálido.

El estudio del IGAC recomienda que en los climas fríos se debe cultivar maíz, papa, arracacha, col, arveja, habichuela, rábano, tomate y acelga.

En los climas medios los cultivos más aptos son la caña panelera, café, cacao, caucho, palma africana, piña, plátano y frutales amazónicos.

El café, cacao, plátano, pimienta, chontaduro, cachipay, marañón, higuerilla, palma africana, piña y frutales amazónicos son bienvenidos en los climas cálidos.

Ecoturismo, una opción en el territorio verde de Caquetá

El 83,7 por ciento del departamento está compuesto por áreas para la conservación y protección ambiental, las cuales abarcan 7,5 millones de hectáreas; sin embargo, no todas están cubiertas bajo la ley para evitar su depredación.

De este total, tan solo el 13,4 por ciento (1,2 millones de hectáreas) está completamente blindado, ya que corresponde a 5 Parques Nacionales Naturales: Serranía de Chiribiquete, Cordillera de los Picachos, Alto Fragua Indiwasi, Serranía de los Churumbelos y la Cueva de los Guácharos.

El 70,3 por ciento restante (6,3 millones de hectáreas), compuesto por áreas prioritarias para la conservación, está a la deriva, razón por la cual deben ser aprovechadas sosteniblemente para evitar su desaparición.

“Una opción en estas áreas sería el ecoturismo. Los gobernantes deberían trabajar en proyectos y estrategias que impulsen el turismo sostenible en esta atractiva y biodiversa zona, que les permita tanto preservar los recursos naturales como aumentar sus ingresos. Esto evitaría que se cultive o críe ganado en zonas de importancia ambiental”, dijo Nieto Escalante.

Estas más de 6 millones de hectáreas de áreas prioritarias para la conservación están compuestas en su mayoría por zonas con coberturas naturales y seminaturales amazónicas (5,2 milloes de hectáreas), además de 1.190 hectáreas de páramos y 19.735 de humedales, pantanos, ciénagas, lagunas y ríos.

Uno de los departamentos con menos conflictos de suelos

Nieto Escalante informó que de los 32 departamentos que conforman el país, Caquetá es uno en donde más se respeta el uso del suelo, al no contar con terrenos aptos para cultivar.

Caquetá solo alberga conflictos de uso del suelo (sobreutilización o subutilización) en el 13,3 por ciento de sus suelos; es decir que en el 86 por ciento (7,7 millones de hectáreas), se respeta la vocación del suelo.

A nivel nacional, Caquetá ocupa el puesto 25 en el antiranking de los departamentos con peores suelos, listado que lideran Sucre y Atlántico.

Estudio IGAC para ordenar el territorio

El estudio de suelos del Caquetá del IGAC lo conforman 410 páginas de información técnica en donde de desmenuza detalladamente el suelo de la región, sus usos, la vocación y aspectos generales.

Esta publicación está compuesta por 7 capítulos: generalidades (localización, población, actividades económicas); descripción del medio biofísico (geología, geomorfología, clima, vegetación e hidrografía); métodos y procedimientos; descripción de las unidades cartográficas de suelos (de montaña, lomerío, piedemonte y valle aluvial); génesis y taxonomía; clasificación de las tierras por su capacidad de uso; y zonificación biofísica de las tierras

También cuenta con 131 figuras y 19 tablas que describen gráfica y numéricamente los principales resultados de este estudio.

Generalidades del Caquetá

Lo integran 16 municipios: Florencia, Albania, Belén de los Andaquíes, Cartagena del Chairá, Curillo, El Doncello, Paujil, Milán, Montañita, Morelia, Puerto Rico, San José del Fragua, San Vicente del Caguán, Solano, Solita y Valparaiso.

El 67,7% del Caquetá cuenta con paisajes tipo lomerío, mientras que el 11,71 por ciento por montañas.

La principal arteria fluvial del departamento es el río Caquetá. Otros ríos que lo recorren son Orteguaza, Hacha, Caraño, San Pedro, Bodoquero, Pescado, Peneya, Caguán, Yarí y Apaporis.