Desinflada: así estuvo la dinámica inmobiliaria de Neiva durante 2017

Neiva

Cantidad de construcciones de viviendas a precios cómodos y la incertidumbre del proceso de desmovilización, podrían ser sus principales razones.

La dinámica inmobiliaria colombiana durante 2017 sufrió un considerable tropiezo. Así lo revela el estudio anual que realizan el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

Luego de analizar más de 2,7 millones de predios residenciales en 22 ciudades capitales colombianas, sin Bogotá, las entidades evidenciaron que el Índice de Valor Predial (IVP) nacional pasó de 5,48 a 5,21, lo cual indica un descaceleramiento en la dinámica inmobiliaria del país.

“Factores como la sobreoferta de la vivienda, desempleo, caída del Índice de Precios del Consumidor (IPC) de más de tres puntos, cambios en las normas de uso y escases de suelo, causaron estragos negativos en este comportamiento”, aseguró Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.

Según Nieto Escalante, de las 22 ciudades analizadas tan solo seis registraron incrementos conservadores en su dinámica inmobiliaria: Cúcuta, Popayán, Cali, Pereira, Villavicencio y Medellín. “Las demás, a pesar de contar con mejoras como en sus infraestructuras y servicios, estuvieron marcadas por valores inferiores a los de la vigencia 2016”.

El ranking inmobiliario en 2017, de mayor a menor IVP, fue el siguiente: Cúcuta, Popayán, Riohacha, Cali, Quibdó, Valledupar, Pasto, Tunja, Pereira, Villavicencio, Bucaramanga, Ibagué, Medellín, Florencia, Sincelejo, Barranquilla, Santa Marta, Montería, Cartagena, Neiva, Manizales y Armenia.

La capital del Huila se ubicó en el puesto 20. Su Índice de Valor Predial bajó de 6 a 3,1, razón por la cual descendió 11 posiciones en el ranking (en 2016 estaba de 9).

Las entidades evaluaron un total de 94.185 predios residenciales y 225 avalúos.

“La desaceleración puede estar relacionada con la gran cantidad de viviendas que se están construyendo a precios cómodos y a la incertidumbre del proceso de desmovilización”, dijo Nieto Escalante.

Aun así, se observó un crecimiento en las zonas donde el entorno inmediato está siendo influenciado por la construcción de centros comerciales, el desarrollo de vivienda VIS y VIP.

“En la parte oriental y sur oriental aún existen zonas marginales que se encuentran rezagadas en cuanto a equipamientos y amueblamiento urbanístico, vías y servicios públicos”.

En estos lugares prima la inseguridad y el riesgo ante un desastre natural, lo cual se convierte en un fuerte factor que frena la dinámica inmobiliaria de estas áreas de la ciudad.