Gran alianza institucional pretende frenar la desactualización catastral en Cundinamarca

Director General y Gobernador Cundinamarca

De los 116 municipios del departamento, 103 tienen sus zonas urbanas y rurales con abismales rezagos catastrales.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), la Gobernación de Cundinamarca, la CAR y Corpoguavio, acaban de suscribir cinco alianzas que le darán un vuelco trascendental al ya desactualizado panorama catastral del departamento.

La primera es un convenio para realizar un proceso de conservación dinámica en 85 municipios cundinamarqueses, firmado entre el IGAC, la Gobernación y la CAR por un valor de $1.051 millones, y el cual identificará los predios con cambios de uso y nuevas construcciones.

La segunda será en los 8 municipios cundinamarqueses que tiene a su cargo la Corporación Autónoma Regional del Guavio, sitios en donde Corpoguavio, el IGAC y la Gobernación realizarán un reconocimiento predial en ciertas áreas por más de $320 millones.

Las otras tres serán en Jerusalén, Choachí y Silvania, municipios que a través de procesos de actualización catastral en sus zonas urbanas y rurales, dejarán en el pasado casi dos décadas de rezago y desconocimiento de su realidad física.

La firma protocolaria de estos convenios fue liderada por el Director General del IGAC Juan Antonio Nieto Escalante; el Gobernador Jorge Rey Ángel; el Director de la CAR Néstor Franco González; y el Director de Corpoguavio Oswaldo Jiménez Díaz.

El evento también contó con la presencia de los 96 alcaldes de los municipios que se verán beneficiados con estas nuevas acciones catastrales, que estarán a cargo de expertos del IGAC.

“En lo corrido de este año, personal idóneo del Instituto irá a estos municipios para ejecutar las actividades de conservación y actualización, como visitas y reconocimientos prediales”, dijo el Director del IGAC.

Nieto Escalante complementó que además de contar con una información mucho más acorde con la realidad, estas asociaciones interinstitucionales permitirán mejorar las finanzas de los municipios y sus futuros proyectos sociales, económicos y ambientales.

“Una información actualizada permite fortalecer las finanzas y realizar proyectos relacionados con la estratificación socioeconómica, ordenamiento territorial, saneamiento y formalización de la propiedad rural y restitución de tierras”.

Por su parte, el Gobernador de Cundinamarca aseguró que el IGAC fue fundamental para suscribir estos convenios.

“Mientras arranca el catastro multipropósito, los alcaldes están en la obligación de continuar con la actualización de sus predios. El IGAC nos ayudó a socializar este mensaje con nuestros mandatarios, quienes ahora conocen más sobre las ventajas y bondades de este tipo de procesos”.

Por último, Nieto Escalante aclaró las diferencias entre los procesos de conservación y actualización.

“La actualización es a nivel general y abarca todo el municipio. Tiene en cuenta la variación económica de las disparidades originadas por los cambios físicos, variaciones de uso o productividad, obras públicas o condiciones locales del mercado inmobiliario”.

Entre tanto, según el funcionario, la conservación es local y en zonas previamente seleccionadas que hayan sufrido variaciones de uso, construcción y valorización.

Alarmante desactualización

La ley establece que la actualización catastral se debe realizar por lo menos cada cinco años; un panorama que no se cumple en la mayoría de territorios colombianos.

Cundinamarca no es la excepción. El 88,7% de todo el departamento tiene un catastro desactualizado.

De los 116 municipios que alberga, 103 tienen sus zonas urbanas y rurales con abismales rezagos catastrales, en algunos casos cercanos a las dos décadas.

Choachí y Silvania con 18 años en ambas áreas, son los casos más críticos; le siguen Cáqueza con 17 en lo urbano y 16 en lo rural; y Gachalá con 15 periodos.