IGAC dejó su ‘huella geográfica’ en el corazón de los niños de la ciudad de Tunja

igac Tunja, mapeando la geografia de la paz

Además de jugar, correr y saltar en varias actividades lúdicas, más de 430 estudiantes de primaria reforzaron sus conocimientos sobre la geografía del país y se llevaron a sus casas la cartilla ‘Recorre Colombia con Agustín’.

La geografía es una materia que puede ser muy entretenida. Así lo demostró el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) en una jornada de sensibilización realizada hoy en tres planteles educativos públicos de la ciudad de Tunja, en la cual el común denominador fueron las sonrisas.

Con diversos juegos y actividades lúdicas que giraron en torno al conocimiento de la geografía del país, como el nombre y ubicación de los departamentos y municipios colombianos, los sitios históricos de Boyacá y los hermosos ecosistemas, el IGAC les sacó cientos de sonrisas y carcajadas a más de 430 niños de primaria, y les inyectó una ‘sobredosis’ de nuevas lecciones académicas.

Los colegios que participaron en esta gran jornada fueron la Escuela Normal Superior Leonor Álvarez Pinzón, la Escuela Normal Superior Santiago de Tunja y el Instituto Educativo Libertador Simón Bolívar.

Además de jugar y aprender como locos, los pequeños estudiantes se llevaron a sus casas la cartilla “Recorre Colombia con Agustín’, una herramienta didáctica elaborada por el IGAC, en la cual pueden conocer detalles geográficos de los 32 departamentos de Colombia y al mismo tiempo colorear la geografía del país.

“Desde la enseñanza de la geografía y cartografía de Colombia, el IGAC contribuye al futuro de la educación de los niños. Desde 2014 decidimos llegarles a los más pequeños con actividades sencillas y divertidas enmarcadas en el conocimiento geográfico, el cual debe ser reforzado en cada uno de los planteles educativos”, dijo Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC, en la jornada de sensibilización.

Según Nieto Escalante, quien se puso en el rol de docente de geografía y repartió cada una de las cartillas, en los nuevos aires de paz que ya se respiran en el país no se debe dejar a un lado la población infantil. “Todo lo contrario, debemos involucrarlos en esta transformación, enseñándoles las maravillas con las que cuenta Colombia. Estamos en la tarea de mostrarles que estamos en un territorio privilegiado que está a punto de convertirse en una zona de paz”.

Por último, el Director del IGAC aseguró que con este tipo de actividades de sensibilización se busca rescatar la geografía en los colegios colombianos, una materia que con el paso de los años y la llegada de la tecnología, ha quedado un poco relegada y olvidada.

“Lo mismo ha pasado con la imagen del IGAC, entidad que a pesar de ser la autoridad geográfica del país, es más conocida por sus temas catastrales. Seguiremos llegando a los más pequeños con este tipo de actividades, las cuales demuestran que se puede aprender de geografía de una manera divertida”.

Duchos geográficos

La toma por la geografía en Tunja inició a las 7 de la mañana en la Escuela Normal Superior Leonor Álvarez Pinzón, la cual es femenina.

Al ver a la Unidad Móvil del IGAC dentro de su plantel y el montaje de los juegos como el rally de competencias y la escalera de la geografía, muchas de las niñas alcanzaron a pensar que las iban a llevar a piscina.

Antes de la diversión, 200 estudiantes de tercero de primaria ingresaron al auditorio del plantel para escuchar a un nuevo profesor.

En este caso fue el Director del IGAC, quien les habló del científico Agustín Codazzi (quien creó el mapa de Colombia y Venezuela), de las tareas que la entidad realiza, de la paz en la que todos trabajamos y de las maravillas geográficas que hacen parte del departamento de Boyacá.

Culminada la charla, las canchas del colegio esperaban a las niñas para jugar y aprender. En cada uno de los juegos, servidores públicos del IGAC les hacían preguntas antes de empezar a competir.

¿Cuántos departamentos tiene Colombia?, ¿cuáles son las seis regiones del país?, ¿cuál es la capital de Boyacá? y ¿cuántos municipios tiene el territorio nacional?, fueron algunas de las inquietudes que tenían que responder las niñas antes de embocholar las pelotas, brincar en costales o subir y bajar en la escalera de la geografía.

Las pequeñas demostraron ser todas unas ‘duchas’ en geografía, ya que la gran mayoría respondió con plena seguridad para continuar en el juego.

Cansadas de tanto correr, llegó el momento de la recompensa: la cartilla de la geografía. Acompañado de Agustín, un personaje ya entrado en años que cuenta el qué hacer del IGAC en sus cápsulas, Nieto Escalante se acercó a cada una de las niñas para darle su nuevo regalo y una caja de colores.

“Que regalo más lindo. Vamos a colorear y a aprender más del país. La pasamos muy chévere con su visita”, le dijo una de las niñas al Director del IGAC, quien a su vez apuntó: “esperamos que lean, aprendan y dibujen en esta cartilla, la cual les servirá para fortalecer todos los conocimientos que ya tienen. Además, podrán ponerle color al mapa de Colombia y a sus 32 departamentos”.

A media mañana, el turno fue para 150 niños de la Escuela Santiago de Tunja, quienes estaban ‘duchos’ en conocimientos sobre la geografía del país y no hicieron más que reír y agradecer por los detalles recibidos.

“Cuando nos dijeron que iban a venir a hablarnos de geografía pensé que me tocaba escribir. Por eso bajé el cuaderno y el lápiz. Me gusta que nos enseñen con juegos, no en los salones, ya que así compartimos con nuestros amigos y corremos”, dijo uno de los niños de este colegio, ubicado dentro de la UPTC.

En horas de la tarde, las actividades llegaron a 80 niños del Instituto Libertador Simón Bolívar, ubicado en una de las zonas con mayor pobreza de Tunja.

Aunque los conocimientos geográficos fueron más bien escasos, eso no les impidió jugar y aprender. Pasaban de un juego al otro en cuestión de minutos, hacían una que otra trampa y alardeaban cuando ganaban.

Después de sudar en cada una de las actividades, al tener la cartilla en sus manos, los niños se calmaron un poco y empezaron a preguntar, indagar, colorear y sonreír. “Que chévere todos esos colores. El mío es más bonito. Ayúdeme a marcarlo”, decían algunos.

“La sonrisa de un niño es algo que no tiene precio. Y hoy fuimos afortunados al ver reír a más de 400 pequeños, quienes llegarán a sus casas a contar la aventura geográfica y le transmitirán sus conocimientos a sus hermanos, primos, vecinos, padres y abuelos”, puntualizó satisfecho el Director del IGAC.