IGAC tuvo un rol protagónico en el Congreso Colombiano de la Ciencia del Suelo de Villa de Leyva

congresovilladeleyva1

Además de participar con ponencias magistrales y de presentar la obra “Suelos y Tierras de Colombia”, ganadora del premio científico más importante del país, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) recibió una mención de honor por parte de la Sociedad Colombiana de la Ciencia del Suelo.

Entre el 5 y el 7 de octubre, en la ciudad de Villa de Leyva solo se habló de suelos y tierras. La razón, la celebración del XVIII Congreso Colombiano de la Ciencia del Suelo, evento que contó con la presencia de más de 250 expertos nacionales e internacionales.

Durante los tres días de este encuentro científico, el IGAC tuvo un rol protagonista. En total presentó siete ponencias magistrales, que abordaron temas como la aplicación de los suelos para la construcción de la paz, el estudio de suelos en el Distrito de Riego de Sibundoy, los impactos del Fenómeno de la Niña en las tierras de Cartago y Obando y la calidad de los suelos en los viñedos boyacenses.

Hoy, en la jornada de clausura, el IGAC volvió a robarse las miradas de los participantes. Primero fue con Dimas Malagón, una eminencia en el manejo y análisis de los suelos colombianos, quien se encargó de presentar “Suelos y Tierras de Colombia”, la más reciente publicación del Instituto que ganó el Premio Nacional en Ciencia y Solidaridad de la Fundación Alejandro Ángel Escobar en la categoría de medio ambiente, considerado uno de los galardones científicos más importantes del país.

Luego, la Sociedad Colombiana de la Ciencia del Suelo le hizo entrega al IGAC de una mención de honor por su arduo trabajo y calidad en el análisis de los suelos, y por el constante apoyo prestado a las diferentes actividades de la Sociedad.

Napoleón Ordóñez, coordinador de levantamientos agrológicos del IGAC y designado por el Director General Juan Antonio Nieto Escalante, fue en el encargado de recibir la conmemoración.

congresovilladeleyva2“En un momento tan coyuntural como el que atraviesa el país, estoy más que seguro que el trabajo mancomunado entre el IGAC y la Sociedad será de gran utilidad para la transformación del campo colombiano. Para todos los que hacemos parte de esta gran familia agrológica, es más que un honor recibir esta distinción por parte de ustedes, que en todos estos años han sido un apoyo y una fuente invaluable de conocimiento”, dijo Ordóñez.

La historia entre la Sociedad y el IGAC inició en 1955, con la participación de funcionarios de la entidad como Francisco Silva y  Servio Tulio Benavídez (fundador del Laboratorio Nacional de Suelos).

En 1971, el Instituto participó en el reinicio de la publicación órgano de difusión de la Sociedad, la revista “Suelos Ecuatoriales”.

El IGAC también ha hecho parte de las juntas directivas de la Sociedad, logrando así ocupar la presidencia con los doctores Francisco Silva entre 1978 y 1980; Dimas Malagón entre 2004 y 2006; y recientemente Jorge Alberto Sánchez, quien es parte fundamental de nuestro Laboratorio.

Fruto de este trabajo mancomunado entre el IGAC y la Sociedad desde la década de los 50 es haber logrado originar el Control Analítico de Laboratorios de Suelos (CALS) y la Comisión de Normalización y Acreditación.

“Seguiremos participando en todos los eventos de la Sociedad con nuestros trabajos de investigación, publicaciones y las obras más representativas”, puntualizó Ordóñez.