Laboratorio de Suelos del IGAC competirá por el Premio Nacional de Alta Gerencia

IMG-20151027-WA0015

Según Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC, con la adquisición de un analizador de carbono, nitrógeno y azufre, el Laboratorio de Suelos presta un servicio más oportuno, confiable y amigable con el medio ambiente.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) competirá por el Premio Nacional de Alta Gerencia – Banco de Éxitos 2015, el cual reconoce el desempeño institucional y las experiencias exitosas de los organismos y entidades del orden nacional y territorial.

El IGAC decidió postular la experiencia en innovación tecnológica desarrollada en su Laboratorio Nacional de Suelos, la cual inició en el 2013. Se trata de la puesta en marcha de un analizador elemental CNS, que realiza la determinación de carbono, nitrógeno y azufre en un tiempo “record” y con bajos impactos ambientales.

“Esta adquisición, que tuvo un costo de 292.320.000 millones de pesos, convirtió al Laboratorio del IGAC en el primero a nivel nacional en implementar esta tecnología, lo que nos ha permitido prestar un servicio oportuno, confiable y amigable con el medio ambiente, entregando tres resultados en una sola determinación.

Con la puesta en marcha de este equipo de última tecnología, se han alcanzado logros significativos en la reducción del uso de reactivos contaminantes, en el tiempo de atención de las solicitudes de análisis y en los costos de desarrollo de dichos análisis; además de optimizar los tiempos en cada uno de sus métodos”, apuntó Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.

certificacion-ideamAntes, para determinar el carbono orgánico, el IGAC necesitaba de 2 días por cada 40 muestras; para el nitrógeno el tiempo era de 4 días por cada 40 muestras. Ahora, el analizador elemental determina carbono, nitrógeno y azufre en 4 horas por cada 40 muestras.

El Laboratorio de Suelos, que cuenta con 40 años de experiencia en el análisis de los suelos del país, competirá en la categoría de gestión pública orientada al servicio al ciudadano.

Las otras categorías que serán reconocidas por el Departamento Administrativo de la Función Pública serán construcción de paz, equidad y educación; perspectiva de derechos humanos; y transparencia y lucha contra la corrupción.

“Esta innovación tecnológica es de suma importancia, ya que ha generado beneficios importantes como la reducción considerable en el tiempo de realización de los análisis de suelos. Además, esta estrategia aporta al proceso de restitución de tierras en el marco del Proceso de Paz, ya que los análisis realizados permiten conocer con precisión las características y el grado de fertilidad de los suelos, y asimismo garantiza el uso adecuado de las tierras del país a partir del ordenamiento productivo del territorio y los conflictos de uso del mismo”, puntualizó Nieto Escalante.

Así funciona el nuevo equipo

El analizador elemental CNSfunciona con una técnica totalmente automatizada, y se basa en la combustión completa de la muestra a altas temperaturas y atmósfera de oxígeno puro para convertir los elementos de carbono, nitrógeno, hidrógeno y azufre en gases simples.

Después de ser separados con distintas técnicas (como columna cromatografía e infrarrojos), estos gases son medidos, teniendo en consideración el peso de la muestra y los datos proporcionados por una muestra patrón.

Para la detección de carbono y azufre, el analizador elemental utiliza la técnica de infrarrojo, y para la cuantificación de nitrógeno la técnica diferencial de conductividad térmica.

Dentro de las técnicas que se cuenta para determinar la materia orgánica en suelos y lodos se encuentra la calcinación a 550 °C de suelos y aguas secados a 40 °C.

Este análisis se utiliza principalmente en la investigación medioambiental para averiguar el contenido orgánico en muestras de suelos, plantas y material filtrado del agua o del aire, ya que los contenidos de carbono y nitrógeno permiten controlar la evolución de formas de vida micro y macroscópicas en determinados ambientes.

El antes de la innovación tecnológica

Antes de adquirir el analizador elemental CNS, para la determinación del carbono orgánico el IGAC utilizada el método Walkley-Black, el cualempleaba reactivos como el dicromato de potasio y sustancias corrosivas como el ácido sulfúrico, catalogados como contaminantes.

Al año, este equipo generaba un promedio de 286,6 kilogramos de residuos peligrosos, y se necesitaba de 2 días de análisis por cada 40 muestras con cálculos realizados por el analista y transcripción de resultados.

El método Walkley-Black presentaba tres puntos críticos para la salud y el ambiente: el primero era el uso de dicromato de potasio, un oxidante fuerte, altamente tóxico, que se absorbe por los pulmones y el tracto gastrointestinal y susceptible al fuego en contacto con materias combustibles.

También era necesario utilizar ácido sulfúrico, un oxidante fuerte que reacciona violentamente con el agua, provoca quemaduras graves e irrita las vías respiratorias. La inhalación de vapores de este ácido concentrado provoca tos aguda y daños severos en los pulmones y en todo el tracto respiratorio.

El tercer punto crítico era la generación de residuos peligrosos, en este caso uno líquido: una mezcla de agua, ácido sulfúrico, cromo hexavalente y complejo de ortofenantrolina.

Para determinar el nitrógeno se utilizaba el método Kendall, el cual utiliza reactivos contaminantes como selenio en polvo y sustancias corrosivas como ácido sulfúrico e hidróxido de sodio. El tiempo de ejecución del análisis era de 4 días por cada 40 muestras.

Un Laboratorio acreditado

En sus 40 años de funcionamiento, el Laboratorio de Suelos del IGAC se ha convertido en un referente a nivel nacional para otros laboratorios, ya que es el encargado de analizar las muestras para el inventario de suelos del país.

Los resultados entregados por el Laboratorio cuentan con el respaldo de la certificación bajo las Normas ISO 9001 e ISO 14001.

Además, cuenta con la acreditación por parte del IDEAM (Resolución 0163 del 27 de febrero de 2012) y de la norma NTC-ISO/IEC 17025 en cuanto a requisitos generales de competencia de laboratorios de ensayo y calibración para producir información cuantitativa física y química, para los estudios o análisis ambientales requeridos por las autoridades ambientales competentes (Resolución 1131 del 25 de junio de 2013).

Debido a los avances tecnológicos y soporte que brinda a la Nación para el estudio de los suelos del país, el Laboratorio participa en la Red de Control Analítico de Laboratorios de Suelos (CALS) y Control Analítico de Laboratorios de Tejido Vegetal (CALF), programa coordinado por la Sociedad Colombiana de la Ciencia del Suelo.