Meta: un territorio más para conservar que para producir

meta-paisaje-llanero

El 77% del departamento está conformado por zonas para la protección ambiental o para el desarrollo forestal. Entre tanto, solo en el 21% tiene cabida la ganadería y la agricultura.

Por ser la puerta a los Llanos Orientales, la mayoría de colombianos tienen en su imaginario que el departamento del Meta es un territorio ideal para la ganadería o para la implementación de cultivos.

Sin embargo, su realidad es totalmente contradictoria. Según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), tan solo el 21,9% del Meta alberga tierras arables o con capacidad agropecuaria. Esto se debe a que el 77,2% de sus suelos esconden riquezas ambientales envidiables y suelos solo aptos para la conservación o para los usos agroforestales.

Los municipios que tienen vía libre para la ganadería o la agricultura son Barranca de Upía, Cabuyaro, Cumaral, Villavicencio, San Carlos de Guaroa, Castilla La Nueva, Fuente de Oro, San Juan de Arama, Granada, Restrepo, Puerto López, San Martín, Puerto Lleras, Acacías, Puerto Rico y Puerto Concordia.

Según el IGAC, actualmente el 21,2% del departamento cuenta con un uso agropecuario. Esta cifra indicaría que el uso del suelo es acorde con su capacidad, pero no lo es del todo.

metaTerritorios como La Macarena, Mapiripán y Puerto Gaitán, conformados en su mayoría por tierras no arables y reservas ambientales, actualmente presentan significativos parches de producción.

A nivel general, el 77,2% del Meta está conformado por territorios para la protección y usos forestales. En la actualidad, esta cifra no se aleja mucho de la realidad, ya que el 76,6% del departamento cuenta con estos usos.

Este anuncio fue hecho hoy por el IGAC en la conmemoración del Día Mundial del Suelo, fecha que fue celebrada por la entidad en un evento simultaneo en los 21 departamentos con los suelos más afectados por la sobrecarga agropecuaria.

“El parte en el Meta es positivo, ya que es uno de los pocos territorios del país donde la capacidad y la demanda están casi que parejas. Sin embargo, hacemos un llamado a las autoridades para que pongan control en los municipios no aptos para la producción, y se potencialicen los terrenos con capacidad agropecuaria”, dijo Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.

El Director General del IGAC, enfatizó que Colombia aún no ha dimensionado la urgente necesidad de proteger y hacer un uso adecuado del suelo. “A pesar de ser un territorio con una gran diversidad de suelos, hemos desaprovechado nuestro potencial agrícola, extralimitado la ganadería y afectado los ecosistemas estratégicos. Esto se debe a que no hacemos un uso de la información, la cual indica detalladamente las zonas aptas para usos agrícolas, pecuarios, forestales y de protección”.

El funcionario puntualizó que en los nuevos aires de paz que ya se respiran en Colombia, la información del IGAC se convierte en un insumo de primera mano para poner en marcha lo contemplado en la reforma rural integral del Acuerdo de Paz, la cual incluye aspectos como el acceso y uso de las tierras improductivas, la formalización de la propiedad, la frontera agrícola y la protección de zonas de reserva.

“Los suelos serán la base fundamental para el nuevo ordenamiento integral del país, y para alcanzar la tan anhelada paz, una razón de más para que empecemos a protegerlos”.

Otros hallazgos

El IGAC reveló que Meta es el departamento número 16 del país con mayor porcentaje de su área con conflictos de uso del suelo.

El 43,9% de sus suelos presenta un uso inadecuado: 35,3% por subutilización y 8,6% por sobreutilización. El alto porcentaje subutilizado se debe a que son terrenos con capacidad agropecuaria, pero que actualmente son desaprovechados.

Entre tanto, el 53,7% respeta la verdadera vocación y capacidad del suelo.

El territorio cuenta con estudios semidetallados en el 14,6% de su área, un factor que impide que su ordenamiento productivo y ambiental se realice de manera acorde a las características de sus suelos.

Recuadro: la inadecuada realidad

  Uso que se le debe dar Uso actual
Tierras arables (uso agropecuario) 21,9% (1.874.700 hectáreas) 21,2% (1.811.676 hectáreas)
Tierras no arables (agroforestales) y para conservación y protección 77,2% (6.602.199 hectáreas) 76,6% (6.549.002 hectáreas)

La economía del departamento del Meta se basa principalmente en la agricultura, la ganadería, el petróleo, el comercio y la industria. Su PIB en el 2011 fue de 18.000 millones de $US16 y un PIB_per_cápita de 22.800 $US. También tuvo un PIB PPA en el 2011 de 25.500 millones de $US y un PIB_per_cápita PPA de 32.200 $US. Los principales cultivos son el arroz, palma africana, plátano y maíz, además de los de cacao, cítricos y otros frutales. En el sur del departamento existen cultivos ilegales de hoja de coca, materia prima para la elaboración de la cocaina, por lo que esta zona es de alto riesgo debido a los enfrentamientos entre la fuerza pública, que busca la erradicación de estos cultivos, y la guerrila de las FARC, junto a la banda criminal Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia (ERPAC), quienes buscan el control de esta actividad ilicita. La piscicultura es otro factor económico importante en el departamento; de los ríos y estanques artificiales se obtiene una aceptable pesca de bagre, mojarra, bocachico y cachama. La industria del departamento se ocupa principalmente en la elaboración de bebidas, extracción y refinación de aceite de palma, trilla de arroz, así como en la actividad metalúrgica y de materiales para la construcción.8 Una parte de este material de arrastre está siendo extraído de manera ilegal, o sea, sin permisos y sin condiciones mínimas para la extracción segura, afectando las fuentes hídricas del departamento.17

Hay extracción de petróleo y gas en pequeña escala en los campos de Apiay y Castilla, y a gran escala en los campos de Rubiales (Puerto Gaitan). Además se han hecho estudios por todo el departamento, que han permitido el hallazgo de otros campos petrolíferos en San Juan de Lozada (La Macarena).13