Premios de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, otro galardón en la mira del IGAC

SUELOS Y TIERRAS DE COLOMBIA

Obra “Suelos y Tierras de Colombia” competirá por el premio Lorenzo Codazzi, que reconoce a los trabajos que resaltan el conocimiento del territorio colombiano.

Cada año, ingenieros de diferentes áreas compiten con sus mejores obras y publicaciones para ganar el Premio Nacional de Ingeniería, uno de los mayores méritos científicos y técnicos en Colombia.

Este premio, creado por la Sociedad Colombiana de Ingenieros hace 79 años, pretende exaltar la labor, dedicación y protagonismo en el desarrollo del país de la comunidad de ingenieros, razón por la cual entrega 11 reconocimientos distintos.

Para este 2016, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) decidió postular su obra “Suelos y Tierras de Colombia” al Premio Nacional de Ingeniería “Lorenzo Codazzi”, el cual reconoce aquellos trabajos que resaltan el conocimiento de todo el territorio del país en el año inmediatamente anterior.

La Sociedad a su vez reconocerá a los autores de las obras más importantes en ingeniería; a los mejores estudios sobre ingeniería eléctrica; los diseños de obras con alto grado de excelencia en estructuras; y a los trabajos de ingeniería donde la protección y uso sostenible de los recursos naturales sean protagonistas.

Este año, el IGAC también compite por su segundo Premio Nacional de Ciencias y Solidaridad de la Fundación Alejandro Ángel Escobar, galardones creados en 1955. “Suelos y Tierras de Colombia” espera ser reconocido en la categoría de ciencias, medio ambiente y desarrollo sostenible.

Esta publicación, conformada por cinco capítulos, inicia con los antecedentes y prospectiva de la Subdirección de Agrología del IGAC, la cual lleva 74 años continuos de actividades investigativas sobre el reconocimiento de suelos.

El segundo capítulo describe el medio biofísico y su relación con los suelos y las tierras (regiones fisiográficas, la descripción e interpretación de las geoformas, los depósitos superficiales y materiales y los efectos dinámicos del clima y los organismos).

Los suelos del país son descritos en el capítulo tres, que aborda temas como el origen y evolución, la expresión geográfica (mapa y leyenda de suelos), informes de los levantamientos de suelos y la zonificación ambiental de tierras.

El capítulo cuatro está integrado por los resultados de los estudios del suelos del IGAC en más de 50 años, además de las características y propiedades físicas, químicas, mineralógicas, micromorfológicas y biológicas de las tierras.

El capítulo cinco dedica sus páginas a la evaluación de las tierras, zonificación agroecológica, cobertura y uso, catastro rural y zonificación de la erosión.

Por último se abordan las restricciones de las tierras para la producción tradicional,  a través de aspectos como la erosión actual, climas extremos, superficialidad del suelo y conflictos en su uso.

“Esta publicación le permitirá a los diferentes actores institucionales hacer una gestión integral de sus recursos naturales y brindar a sus pobladores herramientas para la conservación de zonas con susceptibilidad ambiental, manejo del riesgo y la implementación de proyectos productivos”, dijo Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.

“Es una nueva contribución al conocimiento de la geografía física del país, donde los conceptos técnicos y científicos pueden servir de soporte al proceso de crecimiento y de apoyo a la gestión y planificación del futuro de Colombia. Además, ofrece criterios que permiten el uso racional del suelo, lo que generará beneficios a la comunidad vinculada al sector agropecuario”, puntualizó Dimas Malagón, uno de los 18 autores de la obra.