“Putumayo, un departamento prioridad para el IGAC”: Juan Antonio Nieto Escalante

Putumayo imagen aéra

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) ya radicó una solicitud ante Función Pública para que el departamento del Putumayo cuente con su propia dirección territorial, ya que actualmente depende de Nariño. 

IGAC, mayo 15/2015.- “Me comprometo ante ustedes a que el departamento de Putumayo será una prioridad para el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, en aspectos claves como la actualización catastral y el apoyo técnico”.

Así lo aseguró el director general del IGAC, Juan Antonio Nieto Escalante, ante los 13 concejales del municipio de Mocoa, capital del Putumayo, en una audiencia realizada el día jueves horas de la tarde.

Según Nieto Escalante, el IGAC ya radicó una solicitud ante Función Pública para la creación de la Dirección Territorial del Putumayo, lo cual agilizaría los trámites en materia catastral, agrológica y cartográfica de este territorio colombiano.

Actualmente, este departamento de más de 17 mil predios depende de la Dirección Territorial de Nariño, razón por la cual la mayoría de trámites deben ser atendidos en Pasto, o en su defecto en la sede central en Bogotá.

“Desde que asumí mi cargo como director general del IGAC me propuse reestructurar la entidad. Uno de mis primeras acciones fue proponer la creación de las direcciones territoriales de departamentos como Putumayo, Casanare, San Andrés, Vaupés, Amazonas y Vichada, los cuales cuentan con unidades operativas. Esta petición técnica ya está en manos de Función Pública”, aseguró Nieto Escalante.

Catastro multipropósito, un pro para el campo

En materia catastral, Nieto Escalante informó que el actual Plan de Desarrollo Nacional incorporó la implementación y fortalecimiento del catastro, el cual ya no solo será una figura fiscal, sino que incluirá la identificación física y jurídica de los propietarios de los predios del país.

Este catastro multipropósito será una gran ayuda para el catastro rural, el cual en Colombia sufre de una desactualización del más del 60 por ciento. “Reactivaremos el catastro, que en si es la columna vertebral del IGAC”.

Dentro de las bondades del catastro multipropósito están la credibilidad sobre la certeza jurídica y legalidad de los predios, ya que permitirá identificar los propietarios, dueños y arrendatarios de todos los predios del país, en especial en el campo.

Además, las transacciones inmobiliarias contarán con una certeza jurídica, mientras que las Corporaciones Autónomas Regionales podrán mejorar su gestión ambiental.

“También será de gran ayuda en el tema de linderos, titulación y formalización de tierras, restitución de tierras, devolución de predios a víctimas y gestión de riesgos, temas importantes para el ordenamiento territorial del Putumayo y de todo el país en general”, informó el director del IGAC.

Posibles soluciones a problemas limítrofes

Nieto Escalante apuntó que Colombia cuenta con cerca de 75 problemas de límites entre municipios y 9 entre departamentos.

El departamento del Putumayo no ha sido ajeno a esta problemática, razón por la cual la Gobernación del departamento y el IGAC trabajan en la firma de un convenio para realizar un estudio profundo que establezca los conflictos limítrofes al interior del departamento, es decir los municipales.

A nivel departamental, Putumayo y Nariño aseguran tener un inconveniente entre ambos territorios por varios terrenos, a lo cual el director del IGAC aclaró que actualmente no hay una solicitud oficial para solucionar un límite, razón por la cual “no se puede dar solucionar un problema que ante la ley. No hay una solicitud por parte de comisión de ordenamiento territorial de la Cámara de Representantes, o por parte de alguno de los departamentos ante el IGAC”.

Un límite dudoso empieza a resolverse cuando no existen normas o leyes que sustenten su historia y que se basen solo en la tradición o cuando los textos normativos son imprecisos. Si es así, el IGAC juega de perito y realiza un informe técnico, el cual es enviado al Congreso de la República, el cual tiene un año para dar un veredicto. Si en ese tiempo no se pronuncia, el límite provisional será el que dijo el IGAC.