Rafael Pardo al tanto de la radiografía catastral, agrológica y cartográfica adelantada por el IGAC

NIETO Y PARDO
El Ministro para el Posconflicto del Gobierno Nacional exaltó la puesta en marcha del catastro multipropósito, con el cual el país contará con un sistema predial confiable y un catastro con propósitos fiscales, institucionales y privados.
En días pasados, el Director General del IGAC Juan Antonio Nieto Escalante, se reunió con el Ministro para el Posconflicto Rafael Pardo, para explicarle la labor que adelanta la entidad en materia catastral, agrológica y cartográfica en el país.
Luego de conocer detalladamente la radiografía del IGAC, Pardo manifestó que el Instituto desempeña un importante rol en el tema del posconflicto del país.
“El IGAC tiene un papel definitivo. Con la implementación y puesta en marcha del catastro multipropósito, para el cual la entidad ya cuenta con una ruta bien definida, el país podrá contar con un sistema predial confiable y un catastro que beneficiará principalmente a la comunidad campesina. Para llevar a cabo esta tarea es necesario de un presupuesto, en el cual todos tendremos que colaborar”.
Por su parte, Nieto Escalante le informó a Pardo que el catastro multipropósito será la herramienta fundamental para que el país pueda tener un sistema predial confiable y un catastro que vaya más allá de los fines fiscales, sino que trascienda al uso institucional y privado.
“Este nuevo esquema trae consigo muchas ventajas respecto al modelo tradicional que se venía trabajando. La implementación del catastro multipropósito está fundamentada sobre el derecho de la propiedad, la planificación y ordenamiento territorial y el fortalecimiento fiscal local municipal. Con esta nueva herramienta esperamos que todos los predios del país, tanto formales como informales, públicos y privados, estén actualizados catastralmente, lo cual será un insumo clave para los usos institucionales y privados”.
Finalmente, el Director del IGAC le expresó al Ministro su preocupación por la escases de recursos asignados al Instituto para el cumplimiento de todas las actividades catastrales, agrológicas y cartográficas, y para garantizar la seguridad físico-jurídica de los predios.  “Con un mejor presupuesto priorizaríamos la actualización catastral rural, la cual está desactualizada en casi un 60 por ciento”.
Catastro y suelos al desnudo
En la radiografía presentada a Pardo, Nieto Escalante fue enfático en asegurar que de los 995 municipios a cargo del IGAC, tan solo 276 cuentan con un catastro actualizado en los últimos 5 años.
Además, el Director del IGAC apuntó que el 30 por ciento del país, es decir cerca de 34 millones de hectáreas, se encuentran aún sin formar, “es decir que no cuentan con información de los terrenos y edificaciones en los aspectos físico, jurídico, fiscal y económico de cada predio”.
Los municipios colombianos sin formar están en los departamentos de Guainía, Guaviare, Vaupés, Amazonas, Putumayo, Nariño, Cauca, Chocó, Norte de Santander, Arauca, Boyacá, Meta, Huila y Tolima.
“La mayor parte de esos territorios no formados están constituidos por resguardos indígenas, tierras de comunidades negras e inmuebles de conservación, lo cual evidencia un rezago importante en la actualización catastral rural, algo clave para el posconflicto”, dijo el funcionario.
En materia de suelos, la cabeza del IGAC enfatizó en la importancia de identificar y proteger las áreas más productivas del territorio. “Los conflictos de uso del suelo, es decir la sobreutilización provocada por la agricultura y ganadería, y la subutilización, han permitido en gran medida la pérdida irreparable de los suelos fértiles, afectando tanto la seguridad alimenticia de las poblaciones como a los ecosistemas”.
De las 114 millones de hectáreas que tiene el país, solo el 22,8 por ciento, es decir cerca de 26 millones de hectáreas, tiene una vocación productiva, agrícola, pecuaria o agroforestal. 
Según el Director del IGAC, actualmente 11 millones de hectáreas del país (el 9 por ciento), cuentan con una excelente capacidad productiva y competitiva. 
​”El catastro rural en Colombia se sustenta sobre la calidad de las tierras y su capacidad de producción, razón por la cual es necesario conocer detalladamente y proteger este recurso, que también puede agotarse. Ante las graves consecuencias de la fuerte sequía provocada por el Fenómeno del Niño, es indispensable orientar todos nuestros esfuerzos en proteger los mejores suelos del país, con prácticas agrícolas sostenibles que no pongan en jaque a los ecosistemas estratégicos”, puntualizó Nieto Escalante.
Otros temas tratados en la reunión fueron el plan de recuperación de predios, el ajuste al impuesto predial y la formalización y actualización del catastro rural.