Roldanillo ya no será el municipio con el catastro más desactualizado en el Valle del Cauca

Roldanillo

Con una inversión de $900 millones se actualizará su zona urbana.

El 60% del departamento del Valle del Cauca está en mora catastral. De los 42 municipios que lo conforman (incluido Cali), 25 tienen sus zonas urbanas y rurales desactualizadas, un ejercicio que debería realizarse por lo menos cada cinco años.

Esta desactualización catastral en la tierra de la caña de azúcar no solo afecta las finanzas municipales, sino que evita que las autoridades tengan información física actual para ordenar su territorio, como la cantidad de predios, las nuevas construcciones y el número de propietarios.

Del listado negro, el caso más crítico es Roldanillo, municipio de 21.415 hectáreas (área catastral) que no actualiza sus áreas urbanas y rurales desde el año 2001 para vigencia 2002.

Es decir que tiene un sesgo catastral de 15 años, lo que lo convierte en el municipio más desactualizado de todo el Valle del Cauca.

Según Leidy Escamilla Triana, Subdirectora de Catastro del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), la base catastral indica que Roldanillo tiene 13.970 predios, un área construida de 1,08 millones de metros cuadrados, cifras que no reflejan su realidad física.

“Una década de desactualización es tiempo más que suficiente para que se conformen más predios, viviendas y hasta barrios, además de desarrollos urbanísticos, vías y mejores coberturas de servicios públicos”.

Esta situación empezará a cambiar este año, debido a una alianza suscrita el pasado 13 de julio entre el IGAC, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) y la Alcaldía, que beneficiará a la parte urbana.

Las tres entidades suscribieron un convenio por $900 millones para adelantar el proceso de actualización catastral para la zona urbana del municipio, actividades que se llevarán a cabo en el segundo semestre de este año.

“La actualización catastral se basa en la revisión de los elementos físicos y jurídicos, y tiene el cuenta la variación económica de las disparidades originadas por los cambios, variaciones de uso o productividad, obras públicas o condiciones locales del mercado inmobiliario”, apuntó Escamilla Triana.

Expertos de la Dirección Territorial del IGAC en Valle del Cauca serán los encargados del reconocimiento predial.

Además, harán entrega de productos como las capas prediales, las zonas homogéneas físicas y geoeconómicas, nomenclatura urbana vial y domiciliaria, registros 1 y 2 (información requerida para los temas tributarios) y las resoluciones de renovación de los predios actualizados.

Para este trabajo, la Alcaldía le suministrará al IGAC toda la información relacionada con el Esquema Básico de Ordenamiento Territorial, como planos aprobados por Planeación, modificaciones o ajustes del esquema y los planos catastrales antiguos.

William Jaramillo Bejarano, Director Territorial del IGAC en el Valle, mencionó que este proceso de actualización incrementará el avalúo catastral del municipio, el cual está para la zona urbana en $124 mil millones.

“A raíz de esto, se podrán generar mayores ingresos para el territorio, que se retribuirán a través de proyectos y programas para el desarrollo económico, social y ambiental”.

Jaramillo Bejarano informó que los avalúos catastrales son la base gravable del impuesto predial.

“Al actualizar el catastro, se contará con una base gravable confiable y real para liquidar el impuesto, lo que le generará más ingresos”.

Sin embargo, el Director Territorial aclaró que el IGAC no es el ente competente para definir la tarifa del impuesto.

“Son los Concejos Municipales quienes fijan las tarifas para su pago. El IGAC solo se encarga de definir los procedimientos y metodologías para hacer el censo de los bienes inmuebles públicos y privados del país”.

“Solo calculamos la base del gravable sobre la cual los municipios facturan el cobro del impuesto”, puntualizó Jaramillo Bejarano.