Uso inadecuado del suelo se impone en 3,1 millones de hectáreas del Vichada

Jane-Vichada (1)

Según Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), de este total 2,7 millones de hectáreas son terrenos desaprovechados o desperdiciados, lo que indica que “la subutilización es la problemática que más aqueja a los suelos de este departamento de la Orinoquia colombiana”.

Así lo aseguró el Director del IGAC en el lanzamiento del Estudio de suelos y zonificación de tierras del Vichada realizado hoy en la ciudad de Puerto Carreño, en el cual participaron más de 150 vichadenses. 

Puerto Carreño, Vichada, junio  17/2016.– El segundo departamento más grande de Colombia, Vichada, también es un territorio que padece por el uso inadecuado que se le ha dado a sus suelos.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi reveló que de las más de 10 millones de hectáreas que conforman este territorio, 3,1 millones albergan conflictos de uso del suelo; es decir que el 31% de esta zona del país no respeta la vocación de sus tierras.

Sin embargo, la mayor problemática de los suelos del Vichada se aleja de la sobrecarga de cultivos o la ganadería extensiva. Todo lo contrario, se impone la subutilización.

Jane-Vichada (3)De las 3,1 millones de hectáreas con conflictos, 2,7 millones (27%) son terrenos donde se desaprovecha el potencial agropecuario; en pocas palabras están desperdiciados y subutilizados.

Entre tanto, solo el 4% (más de 400 mil hectáreas) ya sobrepasó su capacidad agropecuaria por el uso excesivo de ganadería o cultivos.

Con este panorama, Vichada se ubica en el ranking de los departamentos con mayores conflictos de uso de suelo elaborado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi como el departamento, en la posición 21, por encima de territorios como Cauca, La Guajira, Nariño, Caquetá y Putumayo.

“La región debe realizar una revisión de los usos relacionados con la ganadería y la compactación en sus suelos, ya que su expansión sobre tierras agrícolas y forestales trae como consecuencia el alto porcentaje de subutilización. Entre tanto, los terrenos sobreutilizados corresponden a zonas de fuertes pendientes y de gran fragilidad de los ecosistemas, lo cual evidencia una presión significativa sobre los servicios ambientales del suelo, tales como biodiversidad, recurso hídrico y captura de carbono”, dijo Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC, en el lanzamiento del Estudio de suelos y zonificación de tierras del Vichada, realizado hoy en Puerto Carreño, en donde se dieron cita el Gobernador del Vichada, el Alcalde de Puerto Carreño, representantes de varias entidades como la Armada Nacional, gremios y comunidad en general.

La cantidad de hectáreas con conflictos de uso del suelo en el Vichada (3,1 millones) es equivalente a la extensión de los departamentos del Cauca y Nariño, y superior que la de Santander (3 millones), Bolívar (2,6), Cesar (2,5), Putumayo (2,5 millones), Cundinamarca (2,4), Tolima (2,4), Arauca (2,3), Boyacá (2,3), Norte de Santander (2,1) y Valle del Cauca (2,07).

Santa Rosalía se raja en uso del suelo

De los cuatro municipios que conforman el Vichada, el más crítico por uso inadecuado de suelo es Santa Rosalía.

Según el IGAC, el 67% del municipio tiene subutilización (262 mil hectáreas), mientras que el 13% está sobreutilizado por el ganado (49 mil hectáreas). Solo en el 20% de su extensión se respeta la vocación de sus suelos.

El 59% de La Primavera sufre de subutilización (1,08 millones de hectáreas) y el 4% de sobreutilización (82 mil hectáreas).

La capital del Vichada, Puerto Carreño, tiene el 38% de su área con subutilización, el 4% con sobreutilización y el 58% con uso adecuado.

Cumaribo, el municipio más grande del país (supera hasta países como Bélgica), es el menos afectado en materia de suelos en el departamento: 13% subutilizado (879 mil hectáreas), 3% sobreutilizado (226 mil) y el 83% con buen uso (5,4 millones).

“Estos resultados y cifras con las que cuenta el IGAC deben ser la línea base para la toma de decisiones, lo que permitirá orientar la gestión pública y privada hacia el uso adecuado y sostenible del territorio. La información de conflictos de uso y de capacidad debe ser incorporada en el proceso de ordenamiento territorial, al igual que se debe establecer una metodología para reconocer el pago por servicios ambientales en el Vichada”, puntualizó Nieto Escalante.