Varias zonas con cultivos y ganado en Magdalena y Cesar serán estudiadas este año

Municipio de Zona Banandera - Mag.Municipio de Zona Banandera - Mag.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) realizará un estudio semidetallado a escala 1:25.000 en 616.233 hectáreas de estos departamentos del Caribe colombiano, el cual servirá para ordenar el territorio.

IGAC, julio 9/2015.– Los suelos de los departamentos de Cesar y Magdalena, conocidos por la presencia de ganado bovino y cultivos como algodón, arroz, palma africana, banano, tabaco y frutas, serán una prioridad este año para el Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

Según el director general del IGAC, Juan Antonio Nieto Escalante, en el segundo semestre de este año la entidad estudiará 616.233 hectáreas catalogadas como zonas productivas en ambos departamentos, distribuidas en un total de 18 municipios.

En Magdalena, el IGAC realizará el levantamiento de suelos en 386.218 hectáreas de áreas productivas de 9 municipios: Pivijay, Sabanas de San Ángel, Plato, Chivolo, Zona Bananera, Aracataca, Pueblo Viejo, Ciénaga y Fundación.

En Cesar serán evaluadas 230.005 hectáreas distribuidas en 9 municipios: Valledupar, Agustín Codazzi, Chiriguaná, Becerril, Curumaní, Pelaya, La Jagua, Puerto Bello y San Diego.

Este estudio semidetallado a escala 1:25.000 será un insumo para que entidades del orden nacional, como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra), la Unidad de Restitución de Tierras (URT) y las Corporaciones Autónomas Regionales, puedan tomar decisiones de fondo para el ordenamiento territorial de ambos departamentos.

“Todo el país ya cuenta con estudios generales a escala 1:100.000. Ahora, uno de los propósitos del IGAC es generar levantamientos de suelos mucho más detallados, que permitan conocer con más precisión las condiciones actuales, los impactos ambientales, las potencialidades y las limitantes de los suelos. Conociendo la realidad de estos territorios, las autoridades podrán decidir qué tipo de actividad se puede realizar, ya sea agropecuaria o de conservación”, dijo Nieto Escalante.

Suelos afectados en ambos departamentos

Según el estudio de conflictos de uso del suelo del IGAC, Magdalena y Cesar ocupan el tercero y cuarto lugar de los departamentos con suelos más afectados a nivel nacional por no respetar la verdadera vocación del suelo; ambos territorios solo son superados por Sucre y Atlántico.

Magdalena, que basa parte de su economía en la producción de cultivos como algodón, arroz, banano, palma africana, tabaco y algunos frutales y cría de ganado, cuenta con el 65 por ciento de todo su territorio con suelos con conflictos de uso.

De este total, el 41 por ciento son suelos subutilizados, es decir que cuentan con características para que se realicen ciertas actividades pero no son aprovechadas correctamente. Por su parte, el 24 por ciento está sobreutilizado (terrenos con sobrecarga de cultivos y ganado).

Pisándole los talones está Cesar, con un 64 por ciento de su suelo con conflictos de uso. Este departamento, en donde predominan los cultivos de algodón, palma, arroz y frutas, padece de sobreutilización en el 33 por ciento y subutilización en el 31 por ciento de su área.

“Los suelos de la región Caribe son los más afectados del país por la falta de control de sus agricultores y la ausencia de planificación de las autoridades, ya que no han respetado la verdadera vocación del suelo. Por esta razón es de suma importancia que las autoridades competentes utilicen nuestros estudios para crear estrategias que permitan conservar este recurso natural y a su vez beneficiar económicamente a sus habitantes”, puntualizó Nieto Escalante.