Martes, 17 de Julio de 2018
-A A +A

Text:

Options: Amplitude: Pitch: Speed: Word gap: Variant:

Voice:

Youtube
Instagram
Facebook
Twitter
Geografía para niños
Catálogo Digital
Digiturno

“Debemos romper con el paradigma de que los suelos solo sirven para el desarrollo productivo”: IGAC

09/Julio/2018

Así lo informó Germán Darío Álvarez Lucero, Subdirector de Agrología del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC). También informó que Colombia asumirá la presidencia de la Alianza Suramericana del Suelo, cargo que actualmente desempeña Argentina.

Expertos y delegados de varios países de América Latina y el Caribe se dieron cita en las instalaciones del IGAC en Bogotá para conocer la puesta en marcha del sistema de información de suelos de la región y la presentación del Mapa Global de Carbono Orgánico.

En el evento, liderado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Germán Darío Álvarez Lucero, Subdirector de Agrología del Instituto, recalcó la importancia de la generación de datos de suelos como la base principal para la planificación productiva y ambiental de Colombia.

“Es hora de que rompamos con el paradigma de que los suelos solo sirven como insumo para trazar el desarrollo productivo de alguna región”, enfatizó Álvarez. “El suelo es un recurso de carácter multipropósito que va mucho más allá de definir las áreas para cultivos o ganado”.

Según el Subdirector de Agrología, las aplicaciones de los levantamientos de suelos abarcan los campos ambientales, el ordenamiento territorial y la prevención y gestión de riesgo, entre muchos más.

“En lo ambiental, los estudios de suelos, en especial los semidetallados y detallados, son una hoja de ruta para los planes de ordenación y manejo de las cuencas hidrográficas, de manejo de las áreas protegidas, de ordenamiento forestal, de gestión ambiental regional y de adaptación al cambio climático. Sumado a esto, son cruciales para las acciones municipales encaminadas a la gestión de los riesgos de desastres y son la base para el catastro rural”.

En la actualidad, el IGAC cuenta con levantamientos generales de suelos en 100 por ciento del país y estudios semidetallados y detallados en 10,6 por ciento. “Desde 2013 empezamos con el trabajo de analizar con mayor detalle los terrenos más productivos del territorio nacional. Estos son los insumos que sirven para trazar un ordenamiento territorial efectivo y acorde con las necesidades de Colombia”, anotó Álvarez.

El funcionario aprovechó la presencia del Secretario General de la Alianza Mundial del Suelo Ronald Vargas, el representante de la FAO en Colombia Rafael Zavala y el Viceministro de políticas y normalización del Ministerio de Ambiente Willer Guevara, para anunciar una buena nueva para Colombia en materia del recurso suelo.

“Colombia asumirá la presidencia de la Alianza Suramericana del Suelo este año, un cargo que actualmente desempeña Argentina. Esto no solo nos permitirá afianzar alianzas con los países de la región, sino visibilizar más los proyectos y estrategias nacionales y retroalimentarnos con el conocimientos de los expertos de los demás países”.

Trabajo mundial

Varios países, incluido Colombia por medio del IGAC, crearon el Mapa Global de Carbono Orgánico del Suelo, una herramienta consolidada por la FAO para monitorear las condiciones del suelo, identificar áreas degradadas y establecer objetivos de restauración.

Este carbono es un elemento que permanece en el suelo después de la descomposición parcial de cualquier material producido por organismos vivos, y es el componen principal de la materia orgánica del suelo.

Su pérdida indica un cierto grado de degradación del suelo, y afecta la salud del recurso, la producción de alimentos y agrava el cambio climático, ya que cuando se descompone la materia orgánica se emiten gases de carbono de efecto invernadero a la atmósfera.

La participación del IGAC en esta nueva herramienta mundial fue la creación del Mapa de Carbono de Colombia, el cual fue posible tras el análisis de 4.300 perfiles de los suelos más representativos del país desde la década de los 80 hasta el 2012.

El mapa nacional indica que la región del país con mayor concentración de carbono orgánico es la Andina, mientras que la Caribe, Amazonia y Orinoquia registraron los valores más bajos.

“Las zonas con mayor concentración de carbono orgánico resultan ser las que albergan grandes desarrollos agrícolas y pecuarios, con problemas de sobreutilización en ciertas zonas. Estos suelos, al contar con impactos derivados de la mano del hombre como la deforestación, cambio de uso y erosión, se pueden convertir en emisores o fuentes de Gases de Efecto Invernadero”, dijo Álvarez.

La región Andina cuenta en promedio con 83,9 toneladas de carbono orgánico por hectárea, cifra que en la Caribe es de 38,5 toneladas y en la Orinoquia de 35,3.

Por medio de un estudio semidetallado en 4,2 millones de hectáreas de páramos y humedales, el IGAC también logró calcular la presencia de carbono orgánico en estos ecosistemas.

“En las 1,4 millones de hectáreas de páramos evaluadas en Boyacá, Santander, Nariño, Cundinamarca, Cauca, Tolima y Santander, evidenciamos que el promedio de carbono orgánico es de 163,9 toneladas por hectárea. El páramo con el mayor nivel fue Frontino (218 toneladas por hectárea) y el más bajo Perijá (135)”, puntualizó el funcionario.

Sin definir